ASESORAMIENTO

El Counselling Integrativo Relacional es un modelo de intervención centrado en la persona que nace de la aceptación incondicional, la empatía y la autenticidad.

El asesor personal y en duelo ofrece un espacio de seguridad y respeto en el que tanto la persona en duelo o aquella que está viviendo una situación de dificultad puede expresar libremente su dolor, sus emociones, pensamientos, fantasías o deseos.

Así mismo, respetando sus necesidades relacionales, sus defensas y su ritmo, le ayuda a explorar ya identificar las dificultades para facilitar, así, la integración de las experiencias disociadas y el proceso de autoconocimiento. El objetivo final es dotar de significado a la experiencia de la pérdida.

Es posible que estés en duelo si vives alguna de estas situaciones de pérdida:

· Muerte de un ser querido.
· Separación de la pareja.
· Ruptura de la relación con un grupo de amigos.
· Pérdida de trabajo.
· Cambio obligado de residencia, de escuela, de trabajo, etc.
· Pérdida de la casa.
· Emancipación de los/as hijos/as.
· Pérdidas funcionales asociadas a enfermedades.
· Enfermedad propia o de una persona allegada.
· Pérdidas evolutivas asociadas a la edad (juventud, madurez, jubilación, ancianidad, menopausia, etc.).


DIRIGIDO A:                 

El asesoramiento personal y en duelo  se dirige tanto a persones (adultas, adolescentes o niños) que están viviendo una pérdida significativa como también a aquellas que están viviendo circunstancias difíciles o cambios.

En el caso de los niños, es necesario precisar que éstos viven el duelo en relación al período madurativo en el que se encuentren. Como el niño elabora su duelo en función de los patrones familiares, es recomendable que el trabajo inicial de asesoramiento sea con los adultos.

Asesoramiento individual y grupal a maestros y alumnos.

En algunos casos (como con ancianos o personas con una movilidad reducida), el acompañamiento podría realizarse en el propio domicili0, siempre y cuando se disponga de un espacio tranquilo e íntimo.


D
URACIÓN:

La duración total del asesoramiento puede variar según las necesidades de cada persona. Por lo tanto, podemos acompañar a la persona a lo largo de todo el proceso o bien durante aquellos meses en los que la sintomatología es más intensa.

  • Sesiones individuales.
  • Horas por sesión: de 1 a 1,5 horas.
  • Frecuencia recomendable: semanal o quincenal.

Aunque, en principio, las sesiones son individuales, también se pueden realizar de manera grupal.